Reseñas de Cine VII.

2 04 2011

¡Hola a todos! Actualizo el blog con una nueva tanda de reseñas de cine 😀 Espero que os gusten ;).

 

Constantine (2005) – Sobrenatural. Acción. Ciencia Ficción. Thriller

Director: Francis Lawrence. Reparto: Keanu Reeves, Rachel Weisz, Shia LaBeouf, Tilda Swinton, Pruitt Taylor Vince […]

¿De qué va? John Constantine ha estado en el infierno y ha vuelto. Nacido con un don que no deseaba, la capacidad de reconocer claramente a los ángeles y a los demonios híbridos que andan por la tierra bajo un aspecto humano, Constantine (KEANU REEVES) se vio empujado a quitarse su propia vida para escapar de la atormentadora claridad de su visión. Pero fracasó. Resucitado en contra de su voluntad, se encontró de nuevo en el mundo de los vivos. Ahora, marcado por su intento de suicidio con una esperanza de vida temporal, patrulla la frontera terrenal entre el cielo y el infierno, esperando en vano ganarse el camino a la salvación enviando a los esbirros del diablo de vuelta a las profundidades. Pero Constantine no es ningún santo. Desilusionado por el mundo que le rodea y enfrentado con el del más allá, es un héroe amargado que bebe en exceso, lleva una vida dura y desprecia la sola idea de heroísmo. Constantine luchará para salvar tu alma pero no quiere tu admiración ni tu agradecimiento – y por supuesto no quiere tu simpatía. Todo lo que quiere es un aplazamiento. Cuando una desesperada pero escéptica detective de policía (RACHEL WEISZ como Angela Dodson) consigue su ayuda para resolver la misteriosa muerte de su querida hermana gemela (también interpretada por Weisz), su investigación les lleva a través del mundo de demonios y ángeles que subyace justo bajo el paisaje de la actual ciudad de Los Angeles. Atrapados en una catastrófica serie de acontecimientos sobrenaturales, los dos se encuentran inextricablemente involucrados y tratan de encontrar su propia paz a cualquier precio.

Valoración: Adaptación del cómic original “Hellblazer”. Constantine es una película entretenida y se deja ver, pero como adaptación, falla mucho. La primera gran diferencia es el contexto y la historia principal; el único parecido posible es la situación principal del protagonista.
El film intenta adaptar  la saga perteneciente al cómic: “Hábitos peligrosos”; capítulo en la vida de Constantine donde, por primera vez, su enemigo no es un ser sobrenatural, esta vez se enfrenta a su más duro enemigo: Constantine padece cáncer. “Hábitos peligrosos” es una de las más duras historias de John, llena de drama y peligro totalmente real; una saga que va más allá dentro de la serie del cómic, John también es humano. Su vida le ha pasado factura y sus muchos cigarrillos, a lo largo del día, le han valido un grave cáncer de pulmón; Constantine tiene los días contados, no se puede salvar. Así pues, cuando nos leemos este cómic, asistimos a una de las historias más realistas y profundas de Constantine, donde éste se resigna a morir después de todo e intenta enmendar sus errores del pasado, mirando con otros ojos a la vida. El transcurso de esta serie se desarrolla con suma maestría y su final, digno de una gran película, no tiene cabida en nuestra imaginación cuando leemos las primeras páginas.
La película intentó adaptar todos estos aspectos, pero lo hizo con sumo fracaso. El único parecido es la situación principal del protagonista (tanto en el cómic como en la película padece cáncer grave) y su forma de afrontarla. Por lo demás, todo son diferencias y contrariedades: La historia que se desarrolla es totalmente distinta (todo lo que habéis leído en la sinopsis no ocurre en el cómic, se lo inventaron para la película). Bastantes personajes están mal encarnados, mal metidos en la historia o ni siquiera existen en el cómic (Chas, el taxista amigo de Constantine, parece tener treinta y pico años en el cómic; mientras que en la película lo interpreta un joven Labeouf de tan sólo diecinueve). Por otro lado, Constantine está interpretado por un Keanu Reeves algo plano; podemos ver que este actor intenta sacar la esencia del personaje, pero es costoso. Ah! Y, físicamente, no se parecen en nada; muy mala elección para interpretar a este personaje, no lo digo por Keanu que suele hacer buenas películas, pero ¿No saben que el actor y el personaje deben parecerse, como sea? Por último, cabe destacar el final del film con respecto a la obra original: El método de sendos personajes en ambos títulos es el mismo, pero la situación, el momento y el trasfondo argumental están totalmente cambiados. Todo eso, entre otras muchas diferencias.
Puestos a ser críticos, la película como adaptación fiel del cómic no lo hace nada bien. Pero como estamos analizado una película y lo que ello significa, Constantine se deja ver. Ignorando el fallo de la adaptación, estamos ante una notable película que resulta entretenida. La propuesta argumental y de guión, aunque inventados totalmente, resulta interesante y nos atrapan como buen thriller. El puntazo de la película es el haber copiado fielmente la situación del protagonista, gracias a eso, la obra cuenta con mayor dramatismo y el personaje nos llega más. Y, hablando de personajes, el Constantine de Keanu Reeves queda algo plano, pero éste actor logra salvar la situación y nos deleita con una interpretación original, no fiel, pero buena. El transcurso de la historia es bueno, suele tener altibajos en diversos puntos pero, si prestamos atención y queremos seguir la historia, podemos sacarla en claro. El final es parecido y distinto a la vez, pero sorprende de igual forma que el original; nos deja con la boca abierta y no es predecible, algo bueno. La estética sobrenatural está bien lograda y consigue impactar en el espectador. Así pues, Constantine es una notable película de temática sobrenatural y de acción; buena opción para pasar un rato entretenido, sumergidos dentro de una interesante historia con un desenlace curioso.

Lo mejor:

  • La película se hace entretenida y cuenta con una buena historia que resulta muy interesante.
  • La situación del protagonista y su drama personal. Su desenvoltura en ese aspecto.
  • El final, bastante diferente al del cómic, pero igual de sorprendente.

Lo peor:

  • Como adaptación del cómic, Constantine no logra su objetivo para nada. La historia, contexto, personajes y final son muy diferentes. No consigue plasmar la esencia total del cómic.
  • La película sufre algunos altibajos.


Nota: 7

 

 

Red (2010) –  Acción. Comedia.

Director: Francis Lawrence. Reparto: Bruce Willis, John Malkovich, Morgan Freeman, Helen Mirren, Karl Urban, Mary-Louise Parker, Brian Cox […]

¿De qué va? Frank (Bruce Willis), Joe (Morgan Freeman), Marvin (John Malkovich) y Victoria (Helen Mirren) son agentes especiales ya retirados, a los que la nueva administración de Washington desea ver muertos. El motivo: eran los mejores agentes de la CIA, pero saben demasiado. Adaptación del cómic de Warren Ellis.

Valoración: Otra adaptación de cómic, esta vez, una comedia de acción. No me he leído la novela gráfica, por lo que no compararé a nivel adaptativo, y me centraré plenamente en el film. El primer punto destacable de esta obra es su planteamiento argumental: película de vetarnos espías en toda regla con un genial trasfondo de investigación y persecución; un “pilla-pilla” entre los mejores, veteranos de la CIA y la propia CIA. Todo ello enriquecido con un buen humor, acorde al planteamiento inicial. Desde el primer momento la película se hace entretenida, y su rápido ritmo hace que se pasa rápida y ligera, aspecto bueno del film. El desarrollo es bueno, siempre protagonizado por la acción; y el desenlace es notable, con algunos giros sorprendentes en la obra. Los actores, de renombre, cumplen con sus papeles. Una película de comedia y acción entretenida y que se deja ver pero cuenta con algunos aspectos negativos, que le impiden crecer e impactar totalmente al espectador: Por un lado, falta claridad en la historia principal y la trama se suele liar en varios puntos de la película; por otro, faltan muchos más momentos de humor, la película se plantea como un constante humor inteligente y sólo tiene unos cuantos puntazos breves. Además, usa los nombres de algunos actores para atraer al público cuando sólo salen unas pocas escenas, como es el caso de Morgan Freeman.
En conclusión, resulta una interesante opción para pasar la tarde de forma entretenida, viendo algo nuevo, pero Red no consigue calar en el espectador, cayendo en el olvido.

Lo mejor:

  • El planteamiento y el ser una comedia de acción.
  • John Malkovich.

Lo peor:

  • Faltan claridad en la trama y muchos más momentos de humor.
  • Que actores de renombre, puestos para atraer espectadores, sólo salgan unas pocas veces.


Nota: 6.5


 

 

Blade Runner (1982) –  Acción. Ciencia Ficción. Cyberpunk. Película de culto.

Director: Ridley Scott. Reparto: Harrison Ford, Sean Young, Daryl Hannah, Rutger Hauer, Edward James Olmos, Joanna Cassidy, Brion James, Joe Turkel […]

¿De qué va? A principios del siglo XXI, la poderosa Tyrell Corporation creó, gracias a los avances de la ingeniería genética, un robot llamado Nexus 6, un ser virtualmente idéntico al hombre pero superior a él en fuerza y agilidad, al que se dio el nombre de Replicante. Estos robots trabajaban como esclavos en las colonias exteriores de la Tierra. Después de la sangrienta rebelión de un equipo de Nexus-6, los Replicantes fueron desterrados de la Tierra. Brigadas especiales de policía, los Blade Runners, tenían órdenes de matar a todos los que no hubieran acatado la condena. Pero a esto no se le llamaba ejecución, se le llamaba “retiro”.

Valoración: Y de un cine reciente, nos pasamos a una película de culto. Un film que marcó un antes y un después en el cine futurista. Una película que se ha situado entre las principales obras de ciencia ficción y, porque no decirlo, el representante absoluto de este género. Blade Runner impactó el año de su estreno y lo sigue haciendo. Numerosas revisiones y versiones son las que han mantenido a la obra viva, gracias a su director. Los principales alicientes de Blade Runner son: el profundo e interesantísimo argumento y el contexto futurista-cyberpunk. Por un lado, la obra triunfa por ofrecer una buena historia que, en pocos minutos de rodaje, nos mantiene inmersos. Por otro lado, el contexto futurista es de lo mejorcito del cine, cargado de efectos especiales de aquella época que, a día de hoy, siguen impresionando. Otro aspecto a destacar es la fotografía, consiguiendo ambientes futuristas muy adecuados, algunos oscuros y agobiantes; todo ello junto una excelente banda sonora, aspectos que hacen de Blade Runner, una creíble y notable visión del futuro. Técnicamente, Blade Runner es sobresaliente en todos sus aspectos: fotografía, banda sonora, puesta en escena, personajes, diálogos, montaje, contexto, escenografía, etc. Cabe mencionar especialmente el final, la mejor parte de la película, el punto clímax, rematado por una gran escena y frase que han dejado una gran huella en el mundo del cine. No obstante, pese a todas sus ventajas, es difícil sacarle todos esos puntos a favor con un visionado; esta obra requiere ser vista varias veces para su completa asimilación y esencia. Es fácil que nos hagamos un lio con el primer visionado o no sepamos apreciar muchos de los profundos detalles.  En conclusión, la complejidad de la trama, sus magníficos aspectos técnicos-compositivos y la profundidad  poética de los diálogos; son los que hacen de Blade Runner una película de culto.

Lo mejor:

  • El completo planteamiento argumental. Los giros de la trama y las sorpresas que estos llegan a dar. Diálogos.
  • Todos los aspectos técnicos de la obra, sobresalientes.
  • El genial contexto y la ambientación cyberpunk.
  • El final, que ha dejado huella dentro de la historia del cine.

Lo peor:

  • La complejidad y lento desarrollo de la trama requiere que estemos totalmente atentos, para no perdernos detalle.
  • La profundidad de la obra puede hacerse difícil de captar.


Nota: 8.5

 



Cadena Perpetua (1994) –  Drama. Drama Carcelario. Amistad.

Director: Frank Darabont. Reparto: Tim Robbins, Morgan Freeman, Bob Gunton, James Whitmore, Gil Bellows, William Sadler, Mark Rolston, Clancy Brown […]

¿De qué va? Acusado del asesinato de su mujer, Andrew Dufresne (Tim Robbins), tras ser condenado a cadena perpetua, es enviado a la prisión de Shawshank. Con el paso de los años conseguirá ganarse la confianza del director del centro y el respeto de sus compañeros presidiarios, especialmente de Red (Morgan Freeman), el jefe de la mafia de los sobornos.

Valoración: La voz en off de un genial Morgan Freeman nos relata una de las mejores historias de drama dentro de la historia del cine y la mejor dentro del género de drama carcelario. Cadena perpetua es una obra maestra especial. Digo especial porque la película no necesita ni efectos especiales, ni grandes espacios, ni recursos técnicos para triunfar por todo lo alto, cosechando grandes aplausos y elogios entre los espectadores de ayer y hoy. La película es una obra maestra en todos sus sentidos. Pero el punto fuerte de la misma es su esencia, los valores que representa: el aprecio hacia la libertad y la valía de la amistad en momentos difíciles. La trama es un aspecto magistral, el elemento que más pesa en toda la obra y el único que es suficiente para conquistarnos: el curioso e intrigante planteamiento inicial; el perfecto desarrollo de la trama a lo largo de un gran espacio de años en el que nos emparemos de todo tipo de personalidades, sentimientos y ejemplares anécdotas; y el excelente tramo final, desbordante e imprevisible, todo un tramo lleno de giros en la trama y sorpresas inesperadas que nos dejarán muy buen sabor. Los actores Tim Robbins y Morgan Freeman bordan sus papeles, lo hacen de forma magistral, perfectas interpretaciones; la relación de amistad entre sus personajes es mítica dentro de la historia del cine. La película entretiene y atrapa bastante, haciendo que prestes toda tu atención hacia la pantalla, para no perderte ningún detalle. Los personajes y sus historias te conmueven. El final es idílico, narrativamente magistral, uno de los mejores finales dentro de la historia del cine. Cadena perpetua es una genialidad, una obra maestra. Una película de visión obligada para todos aquellos que quieran ver buen cine, buena narrativa, buenos actores y aprender lecciones magistrales sobre la vida.

Lo mejor:

  • El genial planteamiento y desarrollo argumental. Narrativamente perfecto. Natural y de fácil comprensión.
  • Tim Robbins y Morgan Freeman. La voz en off narradora de éste último.
  • Los personajes y sus historias, conmueven.
  • El mejor desenlace de la historia del cine.
  • Los valores que representa.
  • Una total obra maestra del cine.

Lo peor:

  • No se me ocurre nada.


Nota: 9.5


 

 

En tiempo de brujas (2011) –  Fantástico. Terror. Aventuras.

Director: Dominic Sena. Reparto: Nicolas Cage, Ron Perlman, Stephen Graham, Claire Foy, Stephen Campbell Moore, Robert Sheehan […]

¿De qué va? A mediados del siglo XIV, el caballero Lavey (Nicolas Cage) escolta hasta un monasterio a una joven acusada de brujería. Los monjes aseguran que ella es la responsable de que la Peste Negra asole y destruya Europa. Lavey, escéptico, no acepta esta explicación y con un grupo de bravos guerreros emprende un viaje para demostrar la inocencia de la joven, pero el azar los conducirá a un lugar donde les esperan las fuerzas de la oscuridad…

Valoración: Pude ver esta película en el cine el fin de semana pasado, sin mucha capacidad de elección, entre otras películas de estreno como “El rito” o “Sucker Punch”; me hubiese gustado más haber visto alguna de esas dos películas. “En tiempo de brujas”, plantea un buen argumento medieval-sobrenatural que podría haber sido un gran éxito si ésta hubiese presentado mejor montaje, efectos y presupuesto. Digo presupuesto, porque los efectos se quedan bastante ajustados; y digo efectos pobres, porque la película parece de las típicas que se estrenan directamente en DVD y, al poco tiempo, en televisión un domingo por la tarde. Se nota que el nombre de Nicolas Cage pesa y ayuda bastante a la hora de lanzar una película, aunque este actor haya dejado de hacer peliculones como los que hacia antaño. El argumento de la película, aunque flojo a veces, llega a ser interesante y resultón al inicio del film, lástima que a la larga este aspecto decaiga, empobreciendo la trama. El peor apartado de la película es el apartado técnico, efectos muy pobres son los que ajustan bastante el planteamiento del film; haciendo que la obra deje de tener ese brillo que mostraba en el tráiler. Los actores, bueno, en realidad solo hay uno de renombre: Nicolas Cage; ah! Y casi me olvido: el compañero de aventuras del personaje de Nicolas Cage, actor conocido cuyo nombre no recuerdo, ni quiero (y mira que, más arriba, en el reparto lo pone). Sin duda alguna el mejor actor-personaje, pese a sus dogmáticas ideas cliché, es el monje; cuyo actor -Stephen Campbell Moore- es el único que logra hacer un buen papel que encaja en la trama. Antes de abandonar el apartado de personajes me gustaría comentar que, a lo largo de toda la trama, todos viven en constante paranoia y nunca queda claro qué clase de ideas tienen o en que bandos se sitúan; sobretodo Nicolas Cage, más plano que nunca. Regresando al tema técnico del film cabe decir que, en una película mal montada, siempre hay fallos cuya interpretación no entra en la mente de nadie. Mi fallo favorito del film es uno bastante palpable, el del puente ruinoso:
Nuestros cruzados religiosos llegan al típico bosque embrujado/ maldito/ tenebroso/ frío/ oscuro/ de mala fama, etc. Donde ¿Adivináis? Está el típico puente ruinoso a base de maderas y lianas que cruza el angosto acantilado. (¿Dije ya que esta película está llena de insoportables clichés?) Ante  la desagradable y pobre visión de este angosto puente, nuestro valiente de turno (el personaje de Nicolas Cage) se dispone a cruzar con su caballo…Madre mía…se tira un largo tiempo en cruzar, comprobando todas las tablas de madera las cuales se caen a cada pisada, las cuerdas desgastadas que sujetan al puente se van rompiendo, un poco más y Nicolas Cage no pasa con su caballo, le cuesta dios y ayuda. Bien, Nicolas salva su trasero y el de su blanco caballo, ahora toca pasar al resto de la compañía y a… ¡UN CARRO CARCELARIO DE TIPO MEDIEVAL COMPUESTO DE MADERA MACIZA Y PESADA FORJA DE HIERRO! ¡VAMOS! ¡NO ME JODAS! Le cuesta casi la vida pasar a un tío de unos 80-90 kilos con un caballo liviano de unos 500 kilos y ahora pasa un carruaje de madera y metal macizo que pesará unos 400 kilos o mucho más, cargado con una bruja de unos 60 kilos con mucho peso espiritual/infernal (nótese la ironía) y que tiene que ser tirado por dos caballos pesados de 700 kilos en adelante en condiciones normales. Y lo mejor es que Nicolas, tras haber pasado el puente, vuelve atrás para ayudar a tirar del carro…que chico más aplicado a su causa. Con lo que, echar cuentas de lo que tendrá que soportar un puente ruinoso que a duras penas aguanta el peso de Nicolas y su caballo y más tarde tiene que soportar: El gran carro carcelario, los 2 caballos de tiro pesado y los 3 caballos de montura ligera, además de la compañía: compuesta por 5 hombres  equipados con toda la carga de armas, el equipo y los pecados de una bruja con ésta última inclusive. Sumar los varios viajes de ida y vuelta que se tienen que tomar para pasar primero los caballos y el equipo, y luego el carro. Y sí, como ya habréis adivinado, finalmente todos pasan por los pelos y el puente queda totalmente destrozado en el último momento; todos prosiguen su cruzada religiosa.
Y del final ya, ni hablamos, pega un giro totalmente inesperado que no tiene ni pies ni cabeza; todo sucede muy rápido y nada es espectacular. “En tiempo de brujas” es una película con un buen planteamiento inicial pero que se agrava con su flojísimo desarrollo, vacios en la trama y complicación innecesaria; además de un corto presupuesto que le permitieron unos decadentes efectos. La película podría haber sido mejor. Podemos volver a titularla como: “En tiempos de crisis medievales”, “En tiempos de peste” o mejor aún, “Tiempos de crisis en la industria del cine”.  Pese a todo, se deja ver y resulta entretenida para acabar con una aburrida tarde, aunque la película no cale ni nos diga nada, cayendo en el vacío del olvido.
PD: La película apenas dura hora y media y se hace larga.

Lo mejor:

  • El interesante planteamiento argumental inicial, es decir, el tráiler.
  • El personaje del monje, el único que se cree su papel y encaja en la trama.
  • Puede resultar entretenida para acabar con el aburrimiento, o al menos, lo puede intentar.

Lo peor:

  • Muchísima flojedad en la trama. Un ritmo involutivo. Un argumento que va decayendo a lo largo del film, sin que entendamos por qué.
  • Corto presupuesto que significa malos efectos.
  • Tirar de nombres como el de Nicolas Cage para que salve la película y que este actor no consiga hacer nada. Los demás actores tampoco hacen mucho.
  • La bruja, insoportable, aunque diga pocas cosas.
  • Los fallos de montaje y argumentales, que nos dejan atónitos después de meternos unas cuantas bolas, como la del puente ruinoso.
  • La rapidez con la que transcurre el final y cómo éste tiene más pena que gloria.
  • Está llena de típicos clichés ya vistos.


Nota: 5
(A lo mejor he sido demasiado crítico o, por el contrario, muy indulgente; como vosotros lo veáis xD)

 

Espero que os hayan gustado las reseñas. Un saludo!

Alexgc.

 

Anuncios




Inquietudes cambiantes.

29 03 2011

Aprovecho esta entrada para compartir un pensamiento con vosotros, lectores de Mentes en Acción. Un aspecto curioso sobre las inquietudes del pensamiento y voluntad que, supongo, a muchos os habrá ocurrido. ¿Nunca os ha pasado que vuestros hobbies/aficiones van por temporadas? Por ejemplo, dentro del cine/literatura/música os dan temporadas de distintos géneros; a lo mejor nos pasamos unos meses enganchados al cine de aventuras y luego, de repente, cambiamos al de terror; o escuchamos música hard rock y, de la noche a la mañana, descubrimos la alternativa. Aficiones que vienen y van por temporadas. Supongo que será algo propio del ser humano que, abrazándose a la novedad, deja un poco de lado lo “ya usado”, “visto” u “oido” y se presta totalmente a lo nuevo.


En mi caso, desde siempre me ha gustado el manga (cómic japonés) y derivados, lo encuentro un género bastante curioso y cercano, que se reinventa constantemente (hablo del manga maduro, a lo thriller y demás). Algún día dedicaré una entrada a contaros mis andaduras por ese mundillo pero, ahora mismo, podría resumirlo así: De pequeño, me encantaban las series de Dragon Ball, Oliver y Benji y derivados (cómo a todos los críos, vamos); al inicio de mi adolescencia descubrí por completo todo ese desconocido mundo del manga y anime, y explotándolo al máximo, llegué a conocer muchas de las mejores obras de éste género (esta etapa coincidió con la gran expansión del manga en España); desde entonces, el manga me ha acompañado siempre, leyendo obras bastante interesantes y buenas que han dejado huella en mí.  Como todo, he tenido momentos más y menos “fuertes” dentro de este género a lo largo de los años. El verano pasado, me volvió a dar esa fiebre y descubrí muchísimo más, llegando a leer algunas de las mejores obras de la historia del manga/anime, como Monster, 20th Century Boys, Evangelion, Planetes, etc.  Hasta finales del año pasado toda mi afición se centró en este género; durante los últimos meses del pasado año y principios del vigente me centré en otro género que me llamó la atención, gracias a algunas películas: el cómic americano.

Hace un par de meses me aficioné al cómic americano, un mundo conocido pero casi desapercibido para mí. Algunas películas y descubrimientos relevantes me habían llevado a contemplar algunas de las mejores obras del cómic americano, europeo e independiente. Así pues, me lancé a leer y conocer algunas series de editoriales americanas como Vértigo o DC Cómics como: Justicia, Hellblazer, Sandman, V de Vendetta, Watchmen, entre otros. Empecé fuerte con esta afición, gastándome bastante en cómic americano, hecho del que me arrepentiría tiempo atrás ya que muchos de esos tomos que compré no los he leído aún y otros han perdido su frescura, quitándome las ganas de leer.

 

En síntesis, analizando cada serie que comencé:


John Constantine, "antihéroe" protagonista del sobrenatural cómic "Hellblazer".

  • Hellblazer me gustó bastante en un principio y, pese a que era algo caro (20 € el tomo con tan sólo 200 páginas a color, dibujo de los años 90 y edición rústica), me compré algunos tomos y me planteé comprar varios números de la colección la cual, que aún sigue publicándose en EEUU desde los 90, se encuentra incompleta. (Quería aprovechar que Planeta Agostini editaría la primera temporada de éste cómic en Marzo de este año). Pero ni me leí los tomos conseguidos, ni me compré los planeados; con el tiempo, Hellblazer perdió la frescura para mí. De momento, queda paralizada.

 

Sandman. Profunda y reflexiva obra maestra del cómic.

  • Otra serie que también llamó mi atención fue Sandman. Un sentido y profundo argumento son los que etiquetan a esta colección de obra maestra. La trama me gustó bastante y su reciente y cuidada edición de lujo compuesta de 7 tomos (30€ cada uno, 500 páginas cada uno, a todo color con dibujo mejorado y edición deluxe) hacía de Sandman una muy buena compra para leer algo diferente e imaginativamente cierto. Me compré y leí buena parte del primer tomo, pero su precio ha hecho que ralentice su compra, la cual dejaré en manos del futuro. Muy buena serie que algún día reseñaré en el blog.

 

V de Vendetta y Watchmen. Dos grandes clásicos del cómic americano.

  • Por otro lado, también me hice con cómics clásicos dentro del panorama americano como V de Vendetta (cuya compra vino influenciada por la película) y Watchmen (Un regalazo que Art me hizo por Navidad ;D, sabe que afición me gusta a cada comento ^^). Ambos tomos, de muchas páginas y gran edición esperan ser leídos en mi estantería, mientras yo me muero de las ganas xD.

 

Así pues, mi afición al cómic americano comenzó fuerte y con grandes posibilidades, pero con el tiempo ésta perdió su frescura y, sin darme cuenta, lo fui dejando poco a poco. Mientras me daba cuenta de este hecho y me obligaba a seguir leyendo estas obras, mi interés cambió en cuestión de poco tiempo. De forma inmediata, volví a interesarme por Monster (manga que he reseñado en este blog) y mi afición al manga volvió a conquistarme, de forma determinante.

Monster, uno de mis mangas favoritos.

Así pues, una gran afición que dejé algo pausada en Noviembre del año pasado volvió a renacer gracias a viejas series favoritas que tengo que completar, como Monster o 20th Century Boys; y series nuevas que he descubierto recientemente y me han llamado bastante la atención, como Vagabond, Bokko y el anime Samurai Champloo. (Estas últimas series coinciden en estar contextualizadas dentro del Japón feudal (Vagabond, Samurai Champloo) y la China antigua e imperial (Bokko)).

 

Vagabond. Gran manga con un excelente arco argumental y un perfecto dibujo. Genialmente artístico en todos sus sentidos.

 

¿Por qué se produjo este cambio, al fin y al cabo?

La verdad, no me había planteado esa pregunta ya que, en realidad, el manga siempre ha estado ahí. Ha sido un cambio tan natural y repentino como incognoscible. Pensando un poco en esa pregunta, llego a la indudable respuesta de que (para mi) el cómic americano, frente al manga, siempre pierde la frescura mucho antes. Mi afición al cómic americano comenzó fuerte, pero la falta de tiempo y novedad e intriga de algunas series, hicieron que se estancara. Muchas de las series que leí no me ofrecían mayor curiosidad o intriga.
Así pues, para mí, el manga se reinventa constantemente ofreciendo más novedades por descubrir y éxitos que los ya viejos y grandes clásicos americanos. Mi afición al manga siempre ha estado ahí, y me gusta mucho más que cualquier otro género.

Moraleja: Las buenas aficiones, siempre estarán ahí.


Un gran personaje de mi infancia. No necesita presentaciones :D.


PD: Tengo pendiente realizar un artículo comparativo entre Manga, Cómic Americano y Europeo; enseñando sus bases y características más elementales y propias, para todos los lectores del blog. 😉

Alexgc.