El Gran Lebowski

8 12 2011

Si algo echaba en falta este blog eran sus características y propias reseñas. Por ello os traigo mi reseña hacia una de las mejores películas de todos los tiempos. Yo ya la tengo en formato Blu-Ray, dentro de mi colección, y de mis favoritas.

El gran Lebowski (1998) –  Comedia. Comedia negra.

Directores: Joel Cohen, Ethan Cohen. Reparto: Jeff Bridges, John Goodman, John Turturro, Julianne Moore, Steve Buscemi, David Huddleston, Ben Gazzara, Tara Reid, Philip Seymour Hoffman, Loyd Catlett […]

¿De qué va? El Nota (Jeff Bridges), un vago que vive en Los Angeles, un día es confundido por un par de matones con el millonario Jeff Lebowski, con quien sólo comparte apellido. Tras recibir una paliza, inicia la búsqueda de El Gran Lebowski. De su encuentro surgirá un trato: el Nota recibirá una recompensa si consigue encontrar a la mujer del magnate.

Valoración: La comedia más delirante, surrealista y efectiva del cine. “El gran Lebowski” apareció en 1998 a la vez que otras tantas películas que hicieron que apenas resultase visible para la crítica, lo que hizo que la cinta no obtuviese la fama que merecía. No obstante, con el paso del tiempo, se le ha concedido la importancia que merece de forma justa. La explicación a que merezca tanta importancia es que ha sido capaz de marcar a generaciones enteras y hacer reír a cualquiera que se disponga a visionarla.

A día de hoy es una gran conocida entre los amantes del cine ya que ha resultado ser toda una película de culto gracias a sus puntos fuertes y la forma en que quedan plasmados a lo largo de su metraje. Lo que hace de “El gran Lebowski” una película tan especial es a su vez su principal aliciente: Los personajes. A lo largo de la cinta desfilan una infinidad de personajes de personalidades muy representativas y que han creado auténticos estereotipos en el mundo del cine. “El Notas” (Jeff Bridges), protagonista del film, es un personaje que todos llevamos dentro, es esa parte de nosotros que nos llama a vivir la vida a nuestra manera, sin excesos y sin prisas, pero también sin pausas, a nuestra manera; es aquella parte filosófica de nuestro ser que desea vivir y encajar el día a día como mejor se pueda, sin rallar lo estridente pero resultado efectivo. Walker (John Goodman) es esa parte totalmente contraria, el impulso con prisas, lo estridente y a veces chirriante de nuestro ser que, en muchas ocasiones, resulta tener razón. Donny (Steve Buscemi) es aquella parte de nuestro ser que necesita ser determinada por las demás y se limita a presenciar los acontecimientos. Los demás personajes interpretados por grandes actores como Julianne Moore o Turturro son esa guinda que pone la vida en su día a día y que hacen que nos veamos envueltos en los delirios más infructuosos de la vida.

“El gran Lebowski” relata la vida de un vago sin prisas conocido como “El Notas” que vive acorde a su propia filosofía de vida sin prisas; pero eso no le garantiza vivir las situaciones más surrealistas que a uno le puedan acontecer debido a la influencia de terceros, o de uno mismo. El resultado de todo esto es una comedia que nos hará reír hasta decir basta con un humor delirante, nunca antes experimentado, y que bebe de la mejor imaginación de sus realizadores: Los hermanos Cohen. Sendos directores aportan a la trama los toques narrativos más originales y surrealista que el cine ha podido experimentar.

Con especial atención en los detalles, tras visionar “El gran Lebowski”, nos daremos cuenta de que muchas referencias y estereotipos del cine actual beben de esta desbordante fuente de imaginación y originalidad. El ambiente resulta lo más familiar posible, y la acción queda tan acercada a nosotros que nos sumergiremos en las aventuras de “El nota” como un amigo o, más bien, con el objetivo de reclamar aquella parte de nuestro ser que este personaje representa. A todo esto queda sumar unos aspectos argumentales al más puro estilo thriller que asegurarán nuestra máxima atención para seguir las encrucijadas de estos personajes tan dinámicos. Los momentos delirantes, condimentados por una gran notable banda sonora, harán que nunca olvidemos esta película, ni a sus entrañables personajes.

La plantilla del reparto cumple de sobras con su cometido, en especial Jeff Bridges. El personaje de “El Notas” (The Dude en inglés) es uno de los mejores papeles de este mítico actor norteamericano; parece un papel escrito expresamente para él o que, tal vez, Bridges naciese para este papel. Sea como sea, la simbiosis que se crea entre actor/rol es increíble y llega al punto de no poder imaginar a “El Notas” con otra cara o interpretación. Jeff Bridges lo clava y hace de este papel una parte del ser que habita en cada uno de nosotros. Todo un referente. Uno de los personajes más emblemáticos de la historia del cine. John Goodman (Walker) también encuentra uno de sus mejores papeles en esta película, sino el mejor. Turturro da vida a un personaje bastante peculiar capaz de crear una escena que trasciende con gran influencia hasta el punto de contar con grandes versiones en el género humorístico.

La película, además de la gran diversión y el entretenimiento que concede, da lugar a muchas reflexiones y moralejas tales como que el único patrimonio más valeroso y fiable es el presente o que la ingenuidad de los buenos corazones vence al poder tiránico del dinero. Una extraordinaria demostración de como vivir la vida de forma sencilla, sin complejos.

En conclusión, “El gran Lebowski” es toda una caja de sorpresas que debe ser abierta y revelada a todos aquellos amantes del cine que busquen pasar un gran rato con su emblemático, delirante y surrealista humor. También para aquellos que busquen una trama entretenida y con inesperados giros argumentales. Especialmente recomendada -como no- para todos aquellos que ya la hayan visto, porque no solamente estamos hablando de una película, sino de un gran referente del género humorístico que contiene esas partes de nuestro ser que merecen ser atendidas para vivir a nuestro ritmo. Una película con esos personajes que, de una forma u otra, siempre serán recordados. Una obra de culto.

Lo mejor:

  • Los personajes y las grandes interpretaciones que los actores les conceden.
  • Uno de los mejores papeles de Jeff Bridges, “El Notas”.
  • Las continuas dosis de humor, el surrealismo de muchas escenas y los momentos más discordantes y realistas. Chistes desternillantes. Humor inteligente.
  • La trama, lo que promete, lo que va sumando y cómo lo resuelve todo mediante inesperados giros argumentales.
  • Revisionarla una y otra vez, y no cansarse nunca, porque innova y marca.

Lo peor:

  • Nada destacable.

 

Nota: 9